Breve explicación técnica en Español

No seré yo quien acuso o juez, pero sólo disuelvo el enigma de enig­mas, porque ha llegado el momento.
No había conexión entre el número y el nombre, y aquí está; pero en este mo­men­to la clave no puede ser en el idio­ma romano, griego ni he­breo, sino que debe ser mundial, es decir, li­be­ra­do de raí­ces lo­ca­les: pri­me­ro ma­temática, des­pués cien­cias de la com­pu­ta­ción:
Que esta sea sólo la respuesta a la lla­ma­da lejana de Juan, inspirado por Jesús
¿Quién posee los otros, se es­ta­blecen!

Esto es en realidad la lógica que llevó al código de com­pu­ta­do­ra di­gi­tal des­de el binario, en el que sólo existen 0 y 1, la que dio a luz a la marca, a su aplicación y un nombre de juego en el momento oportuno. Lo que quiero des­ta­car es que es­ta­mos fren­te a un len­gua­je ob­je­ti­vo, en el tiem­po y en el es­pa­cio (no sólo pla­ne­ta­rio), a di­fe­ren­cia de la com­bi­na­ción sub­je­ti­va de que sea la len­gua. Y que, por tan­to, la in­vi­ta­ción más única que raro, co­lo­ca­do de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta en el dic­ta­do in­ter­di­men­sio­nal a Juan por Je­su­cris­to - des­pués de su as­cen­sión a los Cum­bres Ce­les­tia­les - ra­tificó la co­ne­xión esen­cial en­tre la in­te­li­gen­cia hu­ma­na y la me­ta­fí­si­ca.
Una in­vi­ta­ción ex­tra­or­di­na­ria, que atra­viesa las es­ce­nas tor­men­to­sas de un es­ce­na­rio apo­ca­líp­ti­co en su ma­yo­ría im­pe­ne­tra­ble, de de­ma­sia­dos in­ten­si­dad y sim­bo­lis­mo, para pro­por­cio­nar un rayo de luz que hará que el hom­bre in­vo­lu­cra­do, y lo hace el ac­tor a la fren­te del ma­yor pe­li­gro de ser en­fren­ta­do en su con­cien­cia.

Una lógica desconocida en aquella épo­ca, pero in­trín­se­ca­men­te co­nec­ta­do con lo que, en esencia, define esta marca, su empleo y el pro­pó­si­to del control.
La computadora no sabe caracteres al­fa­nu­mé­ri­cos y sím­bo­los de cual­quier tipo, pero sólo números: es la salida que las convierte en signos que tienen sig­ni­fi­ca­do por nuestros ojos.
Entre los 256 caracteres que pue­den estar contenidas en un dí­gi­to [nú­me­ro] llamado byte de 8 bits (octeto), esto es [11111111] = 28 – es decir, cada uno representado de una manera dis­tin­gui­da - después de los primeros 32 có­di­go-de-control a em­pleo de los sis­te­mas, y los 32 sím­bo­los y números bási­cos, se en­cuen­tran en seguida las le­tras: A con valor 65, B=66 y así su­ce­si­va­men­te hasta el 90 por el Z.

Por pura curiosidad, el 6+5 del carácter A, para la numerología vale 11, un factor de un nuevo comienzo después de la primera decena [en este caso, el principio del alfabeto]; mientras que el valor 9 se cierra la serie de números simples.

- …omissis… - (único Italiano)

En general, por los tres primeros dí­gi­tos del código de barras es po­si­ble deducir el origen (na­cio­na­li­dad) del pro­duc­to al cual está fijado. Ve­mos por ejemplo: 640-649 Fin­lan­dia, China 690-695 ... 800-839 Italia.
Las dos primeras letras del nombre lle­van los valores 66 6 9, es decir, la cifra y el número 9 de los bytes (ca­rac­te­res) totales, componentes de este nombre que representa el nú­me­ro mismo! ¿9 también cierra la serie

"666982717971767379"
com­ple­ta; mientras que se cierra el or­den natural de los nú­me­ros in­di­vi­dua­les, sólo dos de los cuales están au­sen­tes en la serie: 4 y 5 (4 + 5 = 9).
Pero eso no es todo: se puede notar fácilmente cómo el nú­me­ro 9 implica la exploración de la serie de 18 nú­me­ros, casi como el 6 en un código de barras, que separa exactamente del centro 7 a la derecha y 8 a la iz­quier­da; sin em­bar­go, en el lado iz­quier­do, en lugar de ocu­par el ex­tre­mo, lleva en la línea la­te­ral de la figura de entrada 666, como si se necesitaba para dis­tin­guir que de los demás, re­sal­te o sim­ple­men­te delimitar su fun­ción iden­ti­fi­ca­dora - ver. la na­cio­na­li­dad, origen - en la en­tra­da del nom­bre­-número: y, por tanto, com­pa­ti­ble con cual­quier pers­pec­ti­va de examen.
Si no se hace a propósito, hay que decir que hay muy cerca.
¿Quieres hacernos llegar con una cu­rio­si­dad más lejos? la siguiente no agre­gará mucho mas a los datos ya de­ter­mi­na­das, pero merece:

6669827+1+797+1+767379
===
666982 1+591+5 61+79
===
666982
6
9
6
6
8
9
8+218
6x3
 +8

Dos series palindrome de tres nú­me­ros, simétrica a la central 9, tienen suma nu­me­ro­logical de 6, que com­ple­menta el 6 después de la segunda, dando lugar a una nueva serie 666; y hasta, la última formación de 3 números, antes del cie­rre 9, inclusa pa­líndroma, con sólo el valor central diferente de los demás por 2 uni­da­des, pre­senta una suma de 8, simétrica a lo inicial 8, junto a la aber­tu­ra 9. Se per­manezca descubierto  como un in­di­ca­dor simbólico sólo el número 2, ya co­men­ta­do. Todo esto puede tam­bién no nos di­cen nada, pero no puedo dejar de notar que la secuencia una vez más palíndromo 8·2·8, se obtiene me­dian­te la adición de 111 (el número de los papas, hasta aho­ra) a 717; y Que totaliza a su vez 18, que vale 3 veces 6; y no quede fuera nada!
Un nombre~número incluyendo más com­bi­na­cio­nes que ca­rac­te­res: la medida de lo insignificante, usted tendrá que ad­mi­tir de co­ne­xio­nes extrañas, ya que to­dos conducen a 666.
Además, mientras que la redacción de la figura en el plan actual es seis­cien­tos sesenta y seis, en el nivel abstracto es 6·6·6 (seis, seis, seis).
Alguien ha sido realmente capaz de hacer…

Bueno, [9] también es la suma numerological de 6+6+6 = 18, de la que 1+8 = 9.
Y aquí está una última evidencia con­vin­cen­te de cómo sea el 9 que el 18 define el ADN  del nombre-número 666.
Para mejor decirlo, a este punto pa­rece descifrar una especie de en va­rios ni­ve­les de hoja de música po­li­fó­ni­ca, así que olvídar cual­quier cosa sería más una retórica de­sa­fian­te, que una op­ción sen­sa­ta: ¡En cuánto al cálculo del mismo nombre en ca­rác­te­res minúsculos, - que son co­di­fi­ca­dos de 7 bytes des­pués del Z, lo total sería 954 [9 + [5+4] = 9], de que la suma de los digitos es 18 o sea siempre 3 veces 6! Seré breve: si se co­di­fi­can en una posición diferente, también éste total sería diferente.

Más ex­clu­si­vo que eso ?!

Versione Italiana completa.
Vuoi tradurre l´articolo ?
contatta |AT at AstroTime.org|
 
volver

© The Watch Publisher, 2013